domingo, 27 de febrero de 2011

Personalidad tipo "D"

Estilo de personalidad:

Afectividad negativa; Tendencia a experimentar emociones negativa en todo momento y situacion.

Inhibición social; Tendencia a inhibir emociones y conductas en la interacción social.

El cuadro clinico del paciente; Se siente infeliz a menudo, tiende a preocuparse, es pesimista, se irrita fecilmente, tiene baja autoestima y poca asertividad, tiene síntomas depresivos y de ansiedad.

La persona se siente insegura en la interacción social, tiende a mantener distancia con los otros, es cerrada y reservada, reporta bajos niveles de apoyo social percibido.

La personalidad tipo D, definida por altos valores de afectividad negativa e inhibición social, resulta un predictor independiente de mortalidad a largo plazo en pacientes con trastornos cardiovasculares.

El estrés negativo (distress) propio de la personalidad D, puede provocar la enfermedad cardiovascular en forma directa o indirecta. En forma directa, el estrés al que está expuesto influiría en los mecanismos fisiológicos que determinan la enfermedad cardiovascular. El estrés podría relacionarse con la enfermedad en forma directa por su influencia en comportamientos relacionados con la salud, como un pobre acatamiento al tratamiento, fallas al momento de cambiar los factores de riesgo, o por su influencia negativa en la comunicación con los médicos.

La relación presentada entre personalidad tipo D y trastornos cardiovasculares debe preocupar tanto a los psicoterapeutas cuanto a los cardiólogos. Los primeros deben tener en cuenta las posibles consecuencias de la personalidad tipo D sobre la salud de sus pacientes, presenten o no un trastorno cardiovascular en el momento de la consulta. Los cardiólogos deben tener en cuenta dichos aspectos psicológicos en sus pronósticos. La personalidad tipo D es un factor independiente en el surgimiento y evolución de los trastornos cardiovasculares. Por lo tanto, aunque estén controlados los factores de riesgo biológicos puede darse una mala evolución de acuerdo con la personalidad del paciente.

La psicología cuenta hoy, a través de la psicoterapia, con las herramientas suficientes como para revertir esos rasgos de personalidad desadaptativos. La consulta a tiempo puede ayudar a prevenir los efectos negativos de la personalidad tipo D sobre la salud física en particular y sobre la calidad de vida en general. Y en el caso de pacientes que ya presentan una patología cardíaca, un tratamiento psicológico adecuado puede ayudarlos a una mejor recuperación y a un mayor bienestar psicológico. En este y otros campos, y como resultado de su trabajo científico, la psicología dispone hoy de intervenciones eficaces con una marcada relevancia social.

3 comentarios:

  1. INTERESANTISIMO! O SEA, ESE TIO DE ANORMALIDAD, QUE HYA MUCHOS PRIMERO UN CARDIOLOGO? QUE COSA

    ResponderEliminar
  2. Hola Gallega. El tema creo entender que decis, es que las personalidad tipo"D" son proclive a tener enfermedades cardiovasculares.
    Cuando quieras ver el otro blog, ya lo actualice, voy a tratar de llevar adelante los dos.
    Besos!!! Que sigas bien!!!

    ResponderEliminar
  3. HOLA TOMSON AMIGA QUERIDA Y LEAL!!

    ResponderEliminar